Inicio

Los Festivales de Música Electrónica más increíbles del MUNDO

Festivalesdemusicaelectronica.com tiene la misión de difundir información sobre los mayores festivales de música electrónica y EDM de todo el mundo.

También facilitamos y ponemos a tu alcance los medios necesarios para que puedas vivir la experiencia más increible de tu vida en uno de los festivales de música más espectaculares del mundo.

En estos eventos se mezclan los mejores artistas de música electrónica del planeta – DJ´s – con escenarios increíbles con diseños de ensueño incluso con animaciones y atracciones que harán que no quieras volver a tu casa jamás.

Aquí encontrarás esos eventos de música electrónica y festivales de EDM a los que ir antes de morir, experiencias irrepetibles que hará que te replantees el sentido de la vida.

festivales de musica electronica

Festivales de Música Electrónica en Europa

Aquí tienes información sobre un listado seleccionado de los mejores festivales de música electrónica en Europa.

Festivales de Música Electrónica EEUU

En este listado encontrarás amplia información sobre los mejores festivales de música electrónica en EEUU. Haz click en la imagen.

Festivales de Música Electrónica en Latinoamérica

Aquí tienes una selección de los mejores de festivales de música electrónica en paises latinoaméricanos.

Festivales de Música Electrónica en el Mundo

A lo largo y ancho del planeta hay cada vez un mayor número de eventos musicales y nos hemos propuesto acercarte los mejores festivales de música electrónica del mundo. Ya sean festivales en EEUU, Europa, Latinoamerica, Asia o especialmente España, tendrás información valiosa sobre estos eventos.

A continuación, encontrarás información sobre los principales festivales de música electrónica del mundo. Haz click para ampliar información en las imágenes del festival en el que tengas interés.

Festivales de Música Electrónica España

A continuación tienes a una interesante selección de los mejores festivales de música electrónica de España.

  • Sónar
  • La Sierra Electrónica
  • Monegros Desert Festival
  • Aquasella
  • Arenal Sound
  • Dreambeach Villaricos
  • Electrobeach
  • IMS Dalt Vila
  • Paraíso Festival
  • A Summer Story
  • Marenostrum Xperience
  • RFM Somnii
  • Barcelona Beach Festival
  • Arona Summer Festival
  • ARTeNOU
  • Opening Summer Festival
  • Unite With Tomorrowland Barcelona
  • Los Alamos Beach Festival
  • Summerfun Laredo
  • Meo Sudoeste
  • Medusa Sun Beach Festival
  • DGTL Barcelona Festival
  • Paral.lel Festival
  • Fort Festival

Los Festivales Musicales

Los historiadores de la música enfatizan en sus orígenes, en el aspecto ritual de la ejecución musical durante sus tiempos arcaicos, es decir, en la música como una actividad humana relacionada con el reconocimiento y/o la celebración de las deidades.

Los festivales de música, de hecho, se han categorizado como un tipo de “evento público ritualizado”.

Menos acentuado, si acaso, es el aspecto del entretenimiento (o el placer obtenido) de la música para los oyentes en sus comienzos, o del disfrute estético para los artistas, que siempre debe haber estado allí.

Los ludi (espectáculos públicos) de la antigua Roma, por ejemplo, comenzaron como ocasiones para ritos sagrados, pero con el tiempo, “el valor del entretenimiento reemplazó al significado religioso”.

Para comprender el fenómeno de los festivales de música en la actualidad, se debería reconocer estos dos aspectos como significativos para la experiencia de los festivales musicales, y como factores generales que se deben considerar para propósitos de planificación, administración y formulación de políticas.

Aunque, el discurso actual sobre los festivales de música está dominado por las preocupaciones respecto al impacto económico y la comercialización, la lógica del capitalismo basado en los productos básicos, estos últimos factores parecen abordar solo los intereses de los organizadores y legisladores.

En cambio, los intercambios que ocurren dentro de estos espacios de festivales incluso si se requiere dinero para obtener acceso, no están estrictamente confinados a aquellas interacciones del mercado. Aunque el impacto económico no debe ser subestimado, y es una preocupación legítima para el discurso de los festivales de música, las motivaciones de los asistentes a estos y de los artistas también deben recibir un gran reconocimiento.

La conexión de los festivales de música con los rituales puede ya no ser tan evidente, excepto en el caso especial de los festivales de música religiosa. Sin embargo, se sostiene que la experiencia transformadora es un elemento importante de los festivales de música, especialmente como motivación para los asistentes, y como una manifestación secular del ritual.

En cuanto a la llamada “festivalización” de la cultura contemporánea, los comentaristas han observado que, incluso en la cúspide de la crisis financiera mundial, la asistencia a festivales de música fue alta.

La importancia está en establecer que para que los festivales tengan éxito y sirvan a los intereses de los organizadores/legisladores, también se deben tener en cuenta las necesidades, intereses y motivaciones de los artistas y los asistentes.

Dicho más claramente, el hecho de que los festivales de música generen ingresos significativos para los promotores o para los intereses de los gobiernos estatales y locales, no debe eclipsar el valor transformador/estético/de entretenimiento que tienen para los asistentes e intérpretes – los mismos valores que contribuyen a la creciente popularidad de los festivales en primer lugar.

Además, este informe sugiere que las divisiones entre transformación/estética por un lado y entretenimiento por el otro, son arbitrarias o no significativas en términos de la experiencia del evento.

Popularidad de los Festivales Musicales

Más importante aún, sin embargo, la popularidad de los festivales de música puede estar en la separación de la vida cotidiana que experimentan los asistentes.

Los festivales están profundamente arraigados en la tradición del carnaval, la cual invierte las expectativas cotidianas de un comportamiento normal. Históricamente, los carnavales tendrían un “señor de mal gobierno” que supervisaba los jolgorios y la subversión de las reglas de la vida ordinaria. Los festivales de música continúan siendo lugares donde podemos escapar de la realidad y subvertir las reglas, cualquiera que sea la edad que tengamos.  George McKay

El enfoque organizativo de los festivales de música ha cambiado considerablemente desde mediados del siglo XX (de los años 1960 a 1970) iniciados por los artistas a ser controlados y orientados comercial y corporativamente. Esto fue más evidente a partir de finales del siglo XX (1990) y hasta el siglo XXI.

Las tendencias indican que habrá más cambios a medida que nos acerquemos a mediados del siglo XXI, lo que puede tener un impacto en los modos de experiencia, gestión y política.

Específicamente, en el siglo XX, la industria de la música en vivo estuvo dominada (particularmente en los años 60 y 70) por una estética amateur que continuó hasta principios de los años ochenta. Los festivales de música a principios del siglo XX se asociaron con el contraculturalismo; un período de menos sofisticación y una mayor percepción de autenticidad (un período que muchas personas también recuerdan, con el fin de recapturar su idealismo).

En la actualidad, los festivales de música patrocinados por, u organizados por las corporaciones son mucho más frecuentes que en épocas anteriores. Si bien, algunas tendencias indican que los asistentes rechazan una mayor comercialización de los festivales de música, no hay necesariamente un estigma hacia los festivales de este tipo, ya por parte de los asistentes o de los artistas.

La demanda de música en vivo aumentó considerablemente desde la década de 1960. El tamaño y la sofisticación de los espectáculos de música en vivo también se incrementaron para satisfacer la demanda, pero también con el uso de la tecnología como un componente central de las producciones.

La mayor demanda dio como resultado lugares más grandes para acomodar a audiencias más grandes, lo que luego aumentó la necesidad y demanda de espectáculos tecnológicamente mejorados.

Los siglos XX y XXI han visto un creciente profesionalismo en el área de generación de ingresos y producción de espectáculos en vivo.

Específicamente, hay muchos menos eventos organizados por artistas y muchos más que son producidos y administrados por grandes organizaciones, típicamente empresas comerciales.

Debido al aumento de los costes, los conglomerados entraron en la producción y administración de eventos en vivo a fines del siglo XX. Los intereses comerciales establecieron una presencia utilizando patrocinios (branding de lugares y festivales).

Además, según un informe del New York Times, “la consolidación en el negocio de los conciertos ha resultado en que la mayoría de los mayores festivales al aire libre estén bajo el control de un puñado de compañías”.

Desde el año 2000 las compañías de entretenimiento más grandes, específicamente Live Nation y AEG Live, compraron algunos de los eventos y lugares más importantes, reflejando lo que sucedió en la industria de la música grabada en las décadas de 1960 y 1990, cuando fueron engullidos por un puñado de compañías internacionales más grandes .

De otro lado, no se encuentra ningún estigma asociado a los eventos corporativos, como se señaló anteriormente. Es seguro decir que asistir a eventos de música en vivo ya no representa el movimiento contracultural como posiblemente alguna vez lo fue.

En la actualidad, el coste de los festivales, incluso dados los altos ingresos de asistencia, a menudo requieren de subsidios públicos. Las asociaciones con empresas públicas/privadas son bastante comunes. En 2017, hubo aproximadamente 800 festivales de música de diferentes tamaños en los Estados Unidos.

Tendencias de la industria musical

Cualquier análisis o estudio que realice tomando a la música contemporánea debe tomar la naturaleza de rápidos cambios en el consumo de música y sus comportamientos asociados en las últimas décadas, los cuales no muestran signos de disminuir.

Dentro de este panorama, los festivales como fenómeno de eventos han aumentado, en todo el mundo, en la última década, y continúan como un área de rápido crecimiento.

La tendencia notable es contraria a la disminución en la asistencia para otros tipos de eventos, incluida la música en vivo (dentro de algunos géneros).

A pesar de la continua innovación en los sistemas digitales para el consumo de música, la descarga de música ha disminuido significativamente, y la popularidad de YouTube también ha disminuido. El streaming es ahora el medio dominante del consumo de música.

Relevancia de los Festivales Musicales

Todo indica que los festivales de música recientemente han aumentado su importancia todos los aspectos de creación, difusión y consumo de música.

Según un estudio realizado en 2015 por Billboard, 32 millones de personas acuden al menos a un festival de música cada año. 14,7 millones (algo menos de la mitad) de ellos son millenials.

El Informe Festival On Demand 2016 de Aloompa muestra que el 51% de los estadounidenses asistió a un concierto de música en vivo en 2015 – un aumento del 44% en 2014. Según un informe de Rolling Stone (Knopper 2014), los festivales de música ahora dominan la industria de la música.

Precauciones para los Festivales Musicales

A pesar de la notoria popularidad de los festivales de música, a nivel mundial, hay algunas razones para tener precaución como lo muestran hechos como el cierre de eventos de relevancia mundial como el Big Day Out de Australia que finalizó en 2014 o el Future Music Festival, un evento mundial, finalizó en 2015, Soundwave, que contó con 94 bandas en 2014, también cerró sus puertas en 2015.

El Washington State Sasquatch Festival tuvo un 50% menos de asistentes en 2016, lo que representa una pérdida de ingresos de $5 millones de dólares y millones de pérdidas adicionales por concepto de concesiones y otras fuentes de ingresos.

Sin embargo, los organizadores celebrarán nuevamente el festival en 2018 con entradas precios recientemente reducidos.

Bonnaroo en Tennessee atrajo un 38% menos de asistentes en 2016 en comparación con 2015.

El Pemberton Music Festival, establecido por primera vez en 2008 en Columbia Británica, batió récords de asistencia en 2016, pero se declaró en bancarrota en 2017.

El muy publicitado Frye Festival, que se celebró en las Bahamas en 2017, también se declaró en quiebra en medio de acusaciones de fraude.

A pesar de la enorme asistencia a festivales de EDM (la asistencia más grande de cualquier tipo festival en los últimos años), Ticketbis, con sede en San Francisco, reporta que las ventas de entradas EDM “disminuyeron en un 49 por ciento a nivel global de 2015 a 2016”, con algunos festivales mostrando caídas tan abrumadoras como “del 78 por ciento en la venta de entradas”.

La misma investigación, sin embargo, encontró aumentos  de hasta el 200% en los festivales que no son de EDM.

Esta tendencia opuesta, parece alinearse con una dirección sorprendente en el consumo de música de catálogo amplio (música de más de 3 años), la cual ha aumentado significativamente, captando el 51% de la cuota de oyentes en comparación con el 12% de los nuevos lanzamientos (música que tiene entre 8-78 semanas de antigüedad), medición hecha en la primera mitad de 2017.

El informe de mediados de año de BuzzAngle Music 2017 muestra que:

  • El 59,3% de todos los streamings de vídeo en 2017 fueron del catálogo profundo.
  • El 51% de las ventas de álbumes y el 49,5% de las ventas de canciones en este periodo fueron del catálogo profundo
  • El 46,7% de los streamings de audio también proceden del catálogo profundo.
  • Las estaciones de radio antiguas superaron a las Top 40 en la primera mitad de 2017

Los datos mencionados arriba refuerzan el paisaje dramáticamente dinámico en el que operan los festivales de música.

Es difícil predecir con seguridad, la dirección de las tendencias predominantes. Sin embargo, lo que se puede afirmar es que los comportamientos musicales, desde la creación y la difusión hasta el consumo, ahora están impulsados ​​en gran medida por los avances en la tecnología, un ambiente con cambios constantes.

Las tendencias en la escucha de un catálogo profundo pueden reflejar las preferencias auditivas del envejecimiento de la población explicado por la disminución en la tasa de natalidad y una mayor longevidad han resultado en un porcentaje mayor de la población mayor de 45 años en EE. UU., estimado en más del 45% de la población.

Un aumento en streaming de videos de catálogo profundo puede demostrar la creciente familiaridad con las nuevas tecnologías de los oyentes que envejecen.

La naturaleza de todas estas fluctuaciones plantea desafíos para la política y la gestión, especialmente dado que muchos festivales se planifican con mucha anticipación.

Por lo tanto, se advierte a los encargados de formular sus políticas que inviertan tiempo y recursos en procesos de gestión de adaptación estratégica en los festivales de música, ya sea en la producción/gestión de festivales dentro de su propio portafolio de actividades, en asociaciones públicas/privadas o en casos en que las entidades externas son los principales organizadores/gerentes.

En el caso de los organizadores de festivales que no cumplen o prestan servicios contratados o esperados, por ejemplo, surge la pregunta con respecto a la responsabilidad potencial, o la responsabilidad de remediar, por parte de los socios locales o las agencias gubernamentales.

Una pregunta importante en el caso de algunos festivales en quiebra, por ejemplo, es a quién pueden acudir para obtener una recompensa.

Cuestiones como esta también pueden plantear otras cuestiones legales – una lista parcial de las cuales se incluye más adelante en este informe.

Tipos de Festivales de Músicales

Los festivales de música se pueden categorizar de diversas maneras, por género musical, ubicación, tema, corporativa versus no corporativo (y muchas otras posibilidades).

Una lista de posibles temas y géneros musicales sería extensa sin ser exhaustiva. En este sentido, basta decir que, el género y el tema solo están limitados por la imaginación y la capacidad de quienes organizan un evento y/o festival.

Se recomienda la investigación de mercado como una guía para los organizadores y los responsables de las políticas a la hora de determinar qué tipo de festival puede ser mejor para el público objetivo.

La siguiente sección proporciona información sobre los tipos de festivales musicales desde las perspectivas de

  1. Ubicación
  2. Motivación
  3. Modelo de negocio del organizador
  4. Nivel de asistencia.

Cada tipo de festival tendrá su propio conjunto de parámetros para los organizadores, y puede requerir un conjunto de políticas diferentes (aunque a veces se superpongan).

Ubicación

Al aire libre, camping

Este tipo de festival normalmente tiene lugar en un área remota o rural que requiere que los asistentes viajen hasta allá.

En general, son eventos de varios días que brindan espacio para acampar. Es muy probable que se necesiten concesiones e instalaciones en el lugar para alimentos/bebidas, higiene y atención médica de emergencia.

Este tipo de festival es vulnerable a los cambios climáticos y las condiciones de seguridad.

Es probable que la naturaleza transformadora de este tipo de festival sea alta, dado que los asistentes han viajado fuera de casa para poder asistir.

Las consideraciones importantes incluyen el impacto ambiental, el control del tráfico en el lugar de destino, la gestión de residuos, el control de multitudes, el control del ruido si se encuentra en áreas donde el exceso de este es un factor negativo y la seguridad.

El acceso para aquellos con capacidades reducidas también es un problema que vale la pena considerar.

Al aire libre, urbano

Este tipo de festival tiene lugar en un parque de la ciudad, un centro comercial o un campo abierto (como algún recinto ferial) dentro de los límites jurisdiccionales de un municipio.

Pueden ser eventos de varios días.

Dada la proximidad a otras ofertas dentro de una ciudad, pueden proporcionar un estímulo a las empresas de la zona y los negocios musicales.

Los festivales al aire libre son vulnerables a las cambiantes condiciones climáticas existiendo altos riesgos potenciales de seguridad.

Muchas de las mismas consideraciones de acampar al aire libre están presentes en este tipo de festival: el impacto ambiental, el control de tráfico en el lugar, la gestión de desechos, el control de multitudes, el control de ruido si se encuentra en áreas donde su exceso es un factor negativo, seguridad y acceso para personas con capacidades reducidas.

Los festivales urbanos, ya sea al aire libre o en interiores, pueden considerarse parte de las industrias creativas de la ciudad y, a menudo, son estímulos para las empresas creativas locales.

Motivación

Una clasificación de los propósitos y justificaciones de los festivales de música sería:

  • Ritual moderno
  • Potenciadores de un sentido de comunidad
  • Obras de arte
  • Destinos turísticos
  • Ayudas al desarrollo local y regional
  • Estímulo para las industrias creativas

En muchos sentidos, estas clases también sirven como formas de categorizar las motivaciones de los asistentes y los artistas.

La noción de festivales como obras de arte, enfatiza los aspectos estéticos de la experiencia que pueden intensificarse como resultado del diseño y los aspectos de curaduría de la organización del festival.

Los festivales de música pueden tomar una amplia variedad de formas artísticas, más allá de las más obvias relacionadas con el género musical.

Hay muchos indicios de que el diseño estético general de un festival de música, que puede incluir etapas de presentación, decoración del sitio, vestuario, música ambiental, juegos de rol por parte del personal y asistentes, puede tener un efecto significativo en el atractivo y el interés a cambio de la participación.

En cuanto a los festivales como destinos turísticos, todos los datos apuntan al valor que los festivales de música tienen para atraer visitantes a un lugar.

Según un estudio realizado por Billboard, la distancia promedio de viaje para asistir a un festival en Estados Unidos es de 903 millas.

En el caso de los viajes turísticos las contribuciones a la economía local son importantes en términos de ingresos por alojamiento, alimentos, gas y transporte, y otros gastos de viaje.

En cuanto al caso de los festivales de música como ritual moderno, una importante tendencia reciente diferencia entre festival de música y festival transformacional.

Este último, que surgió de la escena del festival EDM, es contracultural, rechazando la comercialización de festivales de música.

La transformación en el caso de este tipo de festivales tiene el doble significado de:

  1. Autorrealización de los asistentes
  2. Transformación de la sociedad hacia la sostenibilidad ambiental.

Promover la construcción de comunidades, la responsabilidad social y la expresión creativa son características clave de los festivales de transformación.

Suelen ser al aire libre, en lugares remotos, y los participantes los crean conjuntamente. Además las actuaciones musicales, ofrecen cosas tales como seminarios y clases, instalaciones artísticas, círculos de tambores y otras actividades de aprendizaje, empoderamiento y participación.

Los ejemplos incluyen festivales como Burning Man y Lucidity (EE. UU.), Transylvania Calling (Rumania) y Lightening in a Bottle (Alemania). Estos han sido comparados con festivales paganos antiguos.

Las motivaciones no económicas para los festivales de música son altas tanto entre los asistentes como los artistas, tanto en los festivales de música tradicional como en los festivales de transformación.

Según los informes, los millennials valoran la experiencia más que poseer cosas y están dispuestos a pagar precios relativamente altos por una experiencia considerándose esto como una razón para el crecimiento de los festivales de música y para los aumentos dramáticos en los precios de las entradas de los últimos años.

Según un informe de 2013, sobre los asistentes a los festivales de música de verano en el Reino Unido, una gran motivación para los asistentes al festival es la oportunidad de participar en experiencias fuera de su rutina diaria es la de trascender las limitaciones normativas.

El 47% de las 2.000 personas encuestadas [en el estudio citado] admitió haber hecho algo que ‘nunca consideraría hacer fuera del entorno del festival’* mientras estaba en un festival

*Esto incluye el uso de drogas, la actividad sexual (incluida la incidencia de violencia sexual y el consumo excesivo de alcohol.

En el caso de la motivación de un artista para participar en un festival musical, estudios sugieren que a los músicos les gusta tocar en espacios abiertos y a menudo tienen conexiones más profundas con las ciudades anfitrionas, la reputación de un evento y el respaldo de otros músicos ayudan a las bandas a elegir los festivales en los que se presentan. No obstante, una motivación significativa para la participación de los artistas es el beneficio monetario.

Los festivales han dado lugar a una extraña economía del festival para el caso del rock moderno, donde cada verano, bandas extintas o inactivas se reúnen para ganar más en algunos conciertos de lo que hicieron en años de gira y grabaciones.

Los festivales de música, por lo tanto, son una forma importante para que los artistas complementen sus otros ingresos, o incluso pueden ser la principal fuente de ingresos debido al declive en otras áreas de la industria de la música que han tenido un impacto negativo en los ingresos de muchos artistas.

Las motivaciones relacionadas con el estímulo de las industrias creativas, incluyen tanto el impacto económico como los factores no económicos y es que los funcionarios y empresarios de la ciudad ven el poder de los eventos culturales como una forma de estimular el turismo a corto plazo, mientras configuran una imagen de la ciudad anfitriona como un lugar fresco y dinámico donde las empresas y los ciudadanos de las industrias modernas y creativas puede prosperar.

Los festivales de música son constructores de marcas urbanas, crean demandas laborales locales mientras estos tienen lugar, pero también en sus fases previas y posteriores.

El trabajo local incluye muchos sectores de empleo, pero también industrias creativas, ya que la necesidad de artistas locales, músicos y diseñadores puede aumentar como resultado de satisfacer las necesidades del festival de música.

Aunque el trabajo del festival probablemente sea estacional para los trabajadores creativos, los ingresos pueden aliviar las restricciones de ingresos, permitiendo a los trabajadores creativos participar en trabajos menos lucrativos fuera de temporada.

De esta manera, los festivales de música pueden tener un impacto importante en el desarrollo de la industria creativa local.

Nivel de participación de los asistentes

Festivales de presentación

Los festivales con un line up tradicional de artistas en uno o varios escenarios o etapas, entran en la categoría de festival de presentación.

En esta categoría de festivales, existe una clara división entre los artistas y el público.

Los miembros de la audiencia pueden bailar o cantar, pero no son el centro del evento. En las últimas décadas, a medida que los conciertos y festivales florecieron en proyectos multimillonarios, el divisor físico entre los artistas y el público se ha hecho cada vez más grande, internalizando aún más esta separación entre el artista y el público.

Por esta razón, los festivales y eventos de música de estilo presentacional siguen siendo el tipo dominante en zonas como en los Estados Unidos.

Festivales participativos

En este tipo de festivales, todos en el evento participan de alguna manera en el espectáculo, ya sea cantando, bailando, tocando un instrumento y/o cualquier otra actividad que forma parte del evento musical (y que se diferencia del canto o del baile que puede realizar una audiencia mostrando entusiasmo por la presentación de algún artista).

Los valores de la música participativa son tan profundamente diferentes, que incluso si la música es realizada por artistas amateurs, si las personas se unen, cantan, aplauden, bailan o se suman a la presentación, se cuenta como un éxito.

La música participativa es mucho más común fuera de EE. UU. y Europa como por ejemplo, en África.

Los compositores e intérpretes en los países occidentales están experimentando cada vez más con formas participativas y  medida que la distancia entre el artista y el fan se hace cada vez más personal, los artistas empiezan a profundizar en espectáculos interactivos o participativos, donde el público juega un papel importante en la presentación.

Los festivales participativos y de presentación son mutuamente exclusivos puesto que lo participativo solo puede lograrse en ausencia del formato de presentación.

Vídeos de Música Electrónica

Tienes a continuación una serie de los mejores vídeos de música electrónica dónde podrás ver la experiencia que se vive en algunos de los mejores festivales de música electrónica del mundo.

Recuerda que es una playlist con lo que para pasar al siguiente vídeo tan solo dale al botón hacia delante.

Imágenes de DJ

A continuación tienes una selección de imágenes de dj. Si deseas verla en mayor tamaño haz click en la imagen.